Glaucoma de ángulo cerrado

El glaucoma de ángulo cerrado es conocido como ataque de glaucoma, se produce cuando se estrecha o cierra el ángulo de drenaje del ojo, es una forma menos común de glaucoma.  La presión aumenta cuando el iris (el color del ojo) bloquea el ángulo de drenaje parcial o totalmente, si el ángulo de drenaje se bloquea totalmente, la presión del ojo aumenta rápidamente produciendo un ataque agudo de glaucoma de ángulo cerrado. Las personas de origen asiático y aquellos con hipermetropía tienden a estar en mayor riesgo de desarrollar este tipo de glaucoma.

 

Solo en casos de glaucoma agudo el paciente presenta síntomas como: dolor ocular intenso, ojo rojo, disminución de visión o visión borrosa, visión de arcoiris o halos,  sensibilidad a la luz, dolor de cabeza, naúsea e inclusive vómito como respuestas reflejas en glaucoma de ángulo cerrado.

 

Examen oftalmológico en el que se incluye revisión, esquiascopia (medidas de lentes), toma de presión intraocular, gonioscopia (verificación del ángulo camerular), fondo de ojo (valoración detallada del nervio óptico, retina). Se puede encontrar un incremento de la presión intraocular o no, mientras más temprano sea hecho el diagnóstico es mejor . Además se requieren exámenes complementarios que permiten documentar y hacer seguimiento de la enfermedad (verificar progresión), los mismos pueden ser de la estructura del nervio óptico como fotografías, Tomografía de Coherencia Óptica (OCT), valorar función como es el campo visual, y la paquimetría (valor del grosor corneal) que permite hacer un ajuste del valor de la presión intraocular, una vez que se haya controlado la crisis de presión alta.

En caso de presentarse un ángulo cerrado y cierre angular se realiza una iridotomía (formación de un orificio en el iris) para facilitar el drenaje. Además se realiza una iridoplastia (profundización el ángulo camerular) y en el cierre angular  se procede con una iridectomía periférica, además de la extracción de catarata de ser necesario. Si a pesar de estos tratamientos con laser el paciente presenta hipertensión ocular será tratado como en el glaucoma de ángulo abierto.

 

Un ataque de glaucoma de ángulo cerrado es una emergencia médica y debe ser tratado inmediatamente. Desafortunadamente, las personas en riesgo de desarrollar glaucoma de ángulo cerrado a menudo tiene pocos o ningún síntoma antes de un ataque. Se puede prevenir mediante un chequeo oftalmológico si se tiene 40 años o más, o con familiares con la enfermedad, con enfermedades sistémicas, traumas o golpes en el ojo, uso prolongado de esteroides sistémicos o en el ojo.

Una vez diagnosticada la enfermedad acudir a controles periódicos. No descontinuar el tratamiento una vez instaurado, porque no da síntomas y si se suspende la enfermedad progresa de manera irreversible.

Si es sometido a cirugía  de Glaucoma

  • Favor mantener reposo el día de la cirugía
  • No levantar pesos
  • No  agacharse
  • Mantener  dieta normal y usual
  • No retirar el parche o protector ocular
  • Puede dormir en cualquier posición, menos boca abajo
  • No lave su cara, ni cabeza durante este día de cirugía