Úlceras de córnea

Una úlcera corneal es una pérdida de la continuidad  en la córnea. Suele ser el resultado de una infección ocular, aunque puede ser causada por una condición de ojo seco severa u otros problemas visuales.

Puede afectar a personas que utilizan lentes de contacto y que no los han limpiado correctamente. También se debe a la presencia de un cuerpo extraño en el ojo, rasguños en su superficie, incapacidad para cerrar los párpados bien, resequedad o alergias oculares .

La úlcera también puede desencadenarse por estrés, exposición a luz o cualquier factor que afecte al sistema inmune.

Una persona con una úlcera de córnea experimentará:

  • Visión borrosa
  • La sensación de un cuerpo extraño en el ojo
  • Lagrimeo
  • Irritación ante la luz
  • Dolor agudo
  • Enrojecimiento del ojo
  • Inflamación del ojo
  • Pus u otro tipo de secreción
  • Sensibilidad a la luz
  • Hinchazón de los párpados
     

Durante el examen oftalmológico se puede valorar el tipo de úlcera. Se utilizará un tinte especial llamado fluoresceína para iluminar cualquier daño a la córnea y se hará un examen del ojo con un microscopio especial llamado lámpara de hendidura. El examen con lámpara de hendidura permitirá ver el daño de la córnea y determinar si usted tiene una úlcera en la córnea.

Una úlcera de la córnea es generalmente tratada de manera ambulatoria, aunque es posible que deba ir a un hospital para recibir tratamiento, si ésta es lo suficientemente grave. Dependiendo del tipo de úlcera, se puede aplicar: gotas antibióticas, antifúngicas o antivirales. En ocasiones se complementa el tratamiento con medicamentos orales o inyecciones. Una vez que cualquier tipo de infección ha disminuido o ha desaparecido, pueden utilizarse gotas para los ojos con esteroides o anti inflamatorios, las cuales ayudan a reducir la inflamación y a prevenir la formación de cicatrices. El uso de gotas con esteroides es controvertido y sólo debe hacerse bajo supervisión médica. Analgésicos orales pueden ser prescritos para reducir el dolor.

Use una protección ocular adecuada al hacer cualquier trabajo o deporte que pueda causar lesiones en los ojos. 

Si usted usa lentes de contacto, es importante cuidar de ellos de manera segura y correcta. Es decir, un uso adecuado sin exceder el tiempo recomendado de uso (8 horas), limpieza adecuada  y recomendaciones prescritas.

Si usted presenta ojo rojo, dolor, sensibilidad a la luz es preferible que acuda a consulta para su valoración y no automedicarse, pues las úlceras si son tratadas a tiempo se recuperan rapidamente sin secuelas. De no ser tratadas tempranamente, pueden llevar a una limitación de la visión.