Ambliopía

Por lo general, sólo un ojo se ve afectado por la ambliopía, pero es posible que los dos ojos sean "vagos", esta condición se llama ambliopía bilateral.

Los siguientes factores pueden aumentar el riesgo de que un niño tenga ambliopía (ojo vago):

  • Tener los ojos desalineados (estrabismo)
  • Presencia de miopía o hipermetropía severas en ambos ojos
  • Desigualdad de la visión en ambos ojos (un ojo ve más cerca o más lejos que el otro)
  • Tener alguna condición que impida que la luz entre al ojo correctamente, como cataratas o posiblemente un párpado caído
  • Tener antecedentes familiares de ambliopía o estrabismo
  • Nacimiento prematuro o bajo peso al nacer

 

La ambliopía no es fácil de reconocer. Un niño no puede ser consciente de tener un ojo sano y un ojo débil. A menos que el niño tenga un ojo mal alineado o una anormalidad obvia, a menudo no hay forma de que los padres sepan que algo no está funcionando apropiadamente. Por lo que es importante tener el primer chequeo oftalmológico a los 3 años de edad. Y de presentar esta condición, poder tratarla a tiempo.

Si existe una ambliopía refractiva, lentes pueden ser prescritos al principio para corregir los errores de enfoque. Si los lentes por sí solos no mejoran la visión del niño, se establece un tratamiento con parches, que por lo general dura semanas o meses. Cuando se cubre el ojo más fuerte del niño con un parche, éste obliga al niño a utilizar su ojo débil. Otra técnica usada para lograr el mismo objetivo, es hacer borrosa la visión del ojo fuerte mediante gotas especiales o un par de anteojos con un lente borroso en el ojo más fuerte.

Inclusive después de que la visión haya sido restaurada en el ojo más débil, es posible que sea necesario continuar usando el parche parte de tiempo durante unos años más para mantener la mejoría.

La ambliopía debe ser tratada a temprana edad, de preferencia antes de los 9 años ya que a esta edad se alcanza el desarrollo de la capacidad visual. 

Si el problema se detecta y se trata a tiempo, la visión puede mejorar en la mayoría de los niños. La ambliopía es causada por estrabismo o errores refractivos desiguales que pueden ser tratados con éxito durante los primeros nueve años de edad, y por lo general no ocurren de nuevo. Seguir las indicaciones prescritas hasta que el tratamiento lo indique.